Freitag, November 07, 2008

Pensando en las Musarañas

Mientras trabajo en casa, me distraigo y me pregunto si 50 años de dictadura han dejado huellas en el cerebro de los cubanos.
No en sentido figurado. Me refiero a cambios estructurales en la Amygdala, El Cortex Prefrontal o en el Hipocampo. Sólo por poner ejemplos.












.

Kommentare:

Camilo hat gesagt…

Kubi, quien sabe? Un estudio amplio en un futuro no estaria de mas.

Un beso.

Camilo hat gesagt…

Por cierto, es un tema realmente interesante. Te imaginas que pudiera comprobarse que las tiranias absolutistas de larga data son capaces de provocar cambios fisicos objetivos en el SNC? Entonces estariamos hablando, a mi modo de ver, de un hecho involutivo palpable, lo cual, of course, se va mucho mas alla de lo politico...

Como para ponerse a pensar en ello!

Por cierto, Kubi, me encanta esta estructura nueva que le has proporcionado a tu blog. Y sobre todo, me encanta tu valentia...

Un beso!

Kubalgie hat gesagt…

Hola Camilo, un saludo desde la gris Alemania!
Bueno, valentía fue salir de Cuba. Y valentía si escribiese este Post desde Cuba, como lo hacen ese par de jovenes que andan por ahí.
Ahora estoy ocupada con la neuropsycoterapia y los cambios estructurales en pacientes con miedo, ansiedad y estrés posttraumático. Así que me surgen preguntas como esas. Pero para saberlo habrá que "escanearnos".
Cómo anda tu crío?
Beso

Camilo hat gesagt…

Wonderful. Es una nenita y ayer cumplio 7 meses.

Eres valiente igual.

Un beso.

Anonym hat gesagt…

Cerebro?, Los cubanos?
Embabia Pérez

Lazaro Gonzalez hat gesagt…

No dudo nada, en fin el ambiente modifica las conductas y las que permiten la supervivencia de la especie en general y de la cubiche en particular se instalan y se transmiten de generacion en generacion.

Verónica hat gesagt…

Me ha hecho sonreir mucho esa posibilidad... Y mucha alegria, Kubalgie, saber que nos conocemos desde hace tanto tiempo (ay, estos seudonimos!) porque me gusta este blog desde que lo descubri tiempo atras, tambien.
Saludos y felicidades!
Verónica